Planificar en Enero para innovar el resto del año

Categoría:

Innovar suena como una meta que todos los gerentes de hoy tienen en común. Sin embargo, hay que reconocer que no puede existir innovación sin una base sólida. Lo cierto es que, si solo nos enfocamos en innovar, no lograremos nada en el largo plazo. Hoy comentamos qué acciones tenemos que revisar en el primer mes del año para dedicarnos a hacer más modernos nuestros procesos.

Primero lo primero, ¿qué es lo que quiere la empresa? ¿cuán diferentes son estas metas a las de la competencia? ¿cuenta con un diferencial claro? Lo que primero debemos hacer al inicio del año es tener bien definido nuestro statement de marca, quiénes somos, de dónde venimos, por qué lo hacemos, qué queremos lograr.

Segundo, pensemos en grande. ¿Por qué planificar solo para Enero? ¿Por qué hacerlo solo para un trimestre? Si la empresa ya tiene un plan a largo plazo definido, ¿este se está cumpliendo? ¿cómo nos podremos moldear ante esta visión? El paso de los días nos hace perder el foco en el largo plazo. Tengamos en cuenta que de lo que hagamos hoy, construye un mañana.

Tercero, ¿cuáles son las metas de mi área? ¿cuál es la situación de la misma? Con el plan actual, ¿hicimos las cosas bien el año pasado? Si algo no funciona, debe cambiar. Ojo, no desecharse, sino cambiar hasta que se logren los resultados esperados.

Ahora, enfoquémonos en innovar. Plan, metas, objetivos, misión, visión definidos, nos permiten libertad para cambiar la superficie. ¿La oficina es muy cerrada y limita las ideas? ¿El producto no ‘llama la atención’? ¿Los procesos de trabajo son muy lentos?

Una vez la estructura de nuestro trabajo está definida, podemos enfocar nuestros esfuerzos desde lo rígido hacia lo dinámico. Las tendencias que deberán primar nuestros procesos este año:

Metodologías ágiles: hemos escuchado cientos de veces el último año sobre Design Thinking y Lean Startup como metodologías de trabajo que impulsarán nuestro crecimiento. Es en este año donde buscaremos profundizar en éstas.

Teletrabajo: El trabajo cada vez es más fuera de las oficinas y las tendencias apuntan hacia equipos más digitales que análogos.

Microempoderamiento: cada vez menos cargos serán denominados ‘analistas’ y ‘asistentes’; las nuevas corrientes nos dirigen hacia cargos con mayor responsabilidad. Ello no tiene que ver con el sueldo, sino con las tareas que ejecutan los trabajadores más jóvenes.

¿Qué opinas sobre nuestro análisis sobre planificación y tendencias? Sigamos conversando en los comentarios.

Deja un comentario